Oleoducto Caño Limón–Coveñas

From Global Energy Monitor

[English]

Esta página forma parte del Portal Energético para América Latina de Global Energy Monitor.
Páginas relacionadas:

El Oleoducto Caño Limón–Coveñas transporta petróleo en Colombia.[1]

Ubicación

El oleoducto va desde Arauca hasta Coveñas, Colombia.

Loading map...

Detalles del proyecto

  • Operador: Ecopetrol, Occidental Petroleum[1]
  • Capacidad actual: 210,000 barriles diarios[2][3]
  • Extensión: 773.94 kilómetros/480.9 millas[4]
  • Procedencia del petróleo: Yacimiento de Caño Limón, Colombia
  • Estado: Operativo
  • Año de inicio: 1986

Antecedentes

Construido en 1986 por una filial de la estadounidense Occidental Petroleum Company, OxyCol, el oleoducto de 771 km Caño Limón-Coveñas es operado por Ecopetrol desde 2011 y tiene una capacidad operativa de 210,000 barriles diarios. En 30 años, el oleoducto ha transportado más de 1.5 mil millones de barriles por día. El oleoducto va desde Vereda La Osa, Arauca, sobre la frontera Colombia-Venezuela, hasta el puerto de Coveñas sobre el Mar Caribe. El oleoducto pasa por 33 municipalidades y cinco estaciones de bombeo en los departamentos colombianos de Arauca, Boyacá, Norte de Santander, Cesar, Magdalena, Sucre y Bolívar.[5][6]

Ataques, oposición y derrames petroleros

El oleoducto ha sido objeto de centenares de ataques durante décadas de fuertes enfrentamientos entre el gobierno colombiano y, por un lado, grupos paramilitares derechistas y, por el otro, los militantes guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). La intensidad de las confrontaciones político-militares aumentaron de manera impresionante en la década de 1990 y desde entonces los ataques han devenido algo habitual constantes.[2][3][7][8]

Las FARC y el ELN han tenido como blanco la producción y el transporte de energía en Colombia en su enfrentamiento con el gobierno colombiano durante las últimas seis décadas, con el objetivo de dañar la economía del país como estrategia militar clave, en parte para expresar su protesta por la explotación de los recursos colombianos a manos de empresas extranjeras.[9] La mayoría de los ataques han tenido lugar en las primeras 110 millas del oleoducto, que cruza por un territorio sumamente inestable debido a la fuerte presencia de grupos rebeldes. Durante el primer año de operación, en 1986, el oleoducto fue blanco de un atentado poco después de su inauguración. Sería el primero de 18 atentados ese año y presagió los numerosos ataques que vendrían en las décadas siguientes.[10] Para 2003, el oleoducto había sido blanco de más de 900 ataques.[11] El oleoducto Caño Limón–Coveñas fue blanco de 170 atentados en el año 2001, 41 en el 2002, 34 en el 2003 y 17 en el 2004. Los atentados causaron interrupciones y pérdidas por el orden de $500 millones por concepto de ingresos y regalías del petróleo.[8] Para el año 2015, el oleoducto había sido blanco de 1,317 atentados, a promedio de un atentado por semana.[10]

De acuerdo con algunos estimados, estos ataques en medio de la guerra civil han causado el derrame de más de 3 millones de petróleo, contaminando el suelo e innumerables cursos de agua.[12] La compañía petrolera estatal de Colombia, Ecopetrol, estima que aproximadamente 66 millones de galones de petróleo, equivalente a ~1.5 millones de barriles de petróleo, se han derramado del oleoducto, solo desde el 2000. Desde 1986, los atentados contra el oleoducto han dejado 751 víctimas en los últimos 17 años, con un total de 167 muertes entre ellos. Desde 1986, el oleoducto ha estado fuera de servicio 3,800 días, o 10.4 años, 30 por ciento de su vida.[13]

Desde 2012, han explotado numerosas bombas, interrumpiendo el uso del gasoducto en numerosas ocasiones. Amylkar Acosta, ministro de Energía y Minas de Colombia, reveló en una entrevista que durante el año 2013 se dejó de exportar un promedio de 35,000 barriles diarios por las interrupciones de operaciones ocasionadas por el grupo rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN). Allende el impacto sobre el volumen exportado, los atentados han conducido a derrames que contaminaron el agua potable.[5]

Para el año 2017, se habían logrado acuerdos de paz con las FARC, en tanto que continuaban las conversaciones de paz con el ELN.[14] Sin embargo, los atentados contra el oleoducto continuaron. Para abril de 2017, se habían registrado 31 ataques sobre el oleoducto, con detención de las operaciones por un total de 46 días solo en marzo y abril.[15] En abril de 2017, el oleoducto fue blanco de un atentado con explosivos que causó un derrame que puso en peligro a la cercana quebrada Cimitarra, que alimenta los ríos que dan agua potable a unas 3,500 personas.[16] En junio de 2017, otro atentado ocasionó un cierre temporal.[17] En agosto de 2017, tuvo lugar otro ataque en la municipalidad rural de El Carmen, departamento de Norte de Santander, cerca de la frontera con Venezuela, que provocó un derrame de crudo en un río cercano.[13] El ducto fue blanco de más de 80 atentados en el 2018 y a consecuencia de ello estuvo fuera de operación gran parte del año.[18] En febrero de 2019 un atentado cerca de Teorama en el departamento de Norte de Santander ocasionó una emergencia ambiental a lo largo del río Catatumbo.[18]

Durante el año 2019, se produjeron 42 atentados sobre la línea. Otros 8 ataques se informaron en las seis primeras semanas de 2020, que incluyen un atentado con explosivos en febrero que causó un incendio y contaminó dos ríos y un arroyo cerca de Toledo (departamento de Norte de Santander).[2] A lo largo del año 2020 los atentados se sucedieron con regularidad y la pandemia de Covid-19 en curso dificultó aún más las reparaciones de la línea.[3][7] En el 2020, se registraron 29 atentados.[19]

En enero de 2021, hubo un ataque con explosiones en el oleoducto.[20]

Demanda Saldana y Occidental Petroleum

Durante el gobierno del presidente estadounidense George W Bush, viró la política exterior estadounidense hacia Colombia para alejarse de la denominada “lucha contra las drogas” hacia una política más centrada en la seguridad de los recursos energéticos de Colombia. El oleoducto Caño Limón–Coveñas fue uno de los ejes de la nueva política, que destinó fuerzas especiales al país a partir de 2002 para dar instrucción y ayudar al gobierno colombiano a proteger el oleoducto contra los insurgentes.[21] A partir del año fiscal 2002, Estados Unidos otorgó equipamiento y entrenamiento por un valor estimado cercano a $99 millones al ejército colombiano para contener los ataques terroristas a lo largo de las primeras 110 millas (176 km) del gasoducto, situado en su mayor parte en el departamento de Arauca. Las fuerzas especiales estadounidenses instruyeron y entregaron equipamiento a unos 1,600 soldados del ejército colombiano, además de helicópteros al gobierno colombiano para la lucha contra los insurgentes.[22]

La intensiva militarización con fondos de Estados Unidos sentó las bases para una demanda contra la petrolera Occidental Petroleum.[9] En 2011, los familiares de tres sindicalistas abatidos por la Décimo Octava Brigada del Ejército Nacional de Colombia entablaron una demanda en Los Ángeles, California, donde tiene sede Occidental. Los demandantes alegaron que la empresa debía ser considerada responsable de las acciones de la Brigada XVIII de acuerdo con el Estatuto de reclamación por agravios contra extranjeros y también por la Ley de reclamaciones por agravios de California, sobre la base de que Occidental Petroleum subvencionaba en parte a la Brigada XVIII para proteger sus intereses sobre el oleoducto a través de su subsidiaria colombiana Occidental de Colombia, Inc. (“OxyCol”). De acuerdo con los demandantes, OxyCol había acordado complementar la ayuda militar de Estados Unidos a la Brigada XVIII con $6.3 millones de su propia cuenta conjunta con la mayor compañía petrolera de Colombia, Ecopetrol.[9]

Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos desestimó la demanda y dictaminó que esto daba lugar a “cuestiones políticas no justiciables, por lo que declara incompetente a los tribunales”. El tribunal del distrito concluyó que las demandas de los demandantes “estaban inextricablemente ligadas a las cuestiones políticas relacionadas con la decisión de Estados Unidos de otorgar entrenamiento valuado en $99 millones a la Brigada XVIII al mismo tiempo y por el mismo objetivo que Occidental supuestamente habría otorgado $6.3 millones”.[9]


Referencias

  1. 1.0 1.1 Caño Limón–Coveñas Oil Pipeline, Wikipedia, consultado en septiembre de 2017
  2. 2.0 2.1 2.2 "Oleoducto colombiano Caño Limón-Coveñas suspende bombeo por ataque explosivo". Infobae. February 12, 2020.
  3. 3.0 3.1 3.2 "Ecopetrol unit condemns attacks against oil pipelines in Colombia". Reuters. May 5, 2020.
  4. "INFORME DE AUDITORIA DE CUMPLIMIENTO: GESTIÓN DEL TRANSPORTE DE HIDROCARBUROS EN COLOMBIA". Contraloría General de la República. December 2017.
  5. 5.0 5.1 Caño Limón-Coveñas Pipeline, BNamericas, consultado en octubre de 2017
  6. Loren Moss, Caño Limon Covenas Oil Pipeline Achieves 30 Year Operational Milestone, Finance Colombia, 15 de diciembre de 2015
  7. 7.0 7.1 "Cenit Activates Contingency Plans Due To Series of Pipeline Attacks This Week". Finance Colombia. June 8, 2020.
  8. 8.0 8.1 Connie Veillette, Plan Colombia: A Progress Report, Informe de CRS para el Congreso, 22 de junio de 2005
  9. 9.0 9.1 9.2 9.3 SALDANA V. OCCIDENTAL PETROLEUM, CORTE DE APELACIONES DEL NOVENO CIRCUITO DE ESTADOS UNIDOS, 15 de diciembre de 2014
  10. 10.0 10.1 Alfonso Cuéllar, Oil and Peace in Colombia:Industry Challenges in the Post-War Period, Wilson Center, enero de 2016
  11. Nicole Elana Karsin, Series of blasts shatters short-lived Colombian peace / Violence linked to a backlash over oil pipeline, SF Gate, 12 de febrero de 2003
  12. Colombia Pipeline, Living on Earth, consultado en octubre de 2017
  13. 13.0 13.1 Colombia halts Cano-Limon pipeline after rebel attack, Reuters, 28 de agosto de 2017
  14. Colombia: Peace talks with ELN rebel group begin, BBC, 8 de febrero de 2017
  15. Colombia's Ecopetrol halts Cano Limon pipeline after attack, Reuters, 27 de abril de 2017
  16. Attack on Caño Limón-Coveñas Pipeline Causes Oil Spill and ‘Environmental Emergency’ in Norte de Santander, Says Ecopetrol, Finance Colombia, 27 de abril de 2017
  17. Carl Surran, Bomb attack halts Colombia’s Cano Limon crude oil pipeline, Seeking Alpha, 21 de junio de 2017
  18. 18.0 18.1 ‘ELN attack’ on oil pipeline causes environmental disaster in northeast Colombia, Columbia Reports, 15 de febrero de 2019
  19. "Oleoducto colombiano Caño Limón-Coveñas suspende bombeo por ataque explosivo". Reuters. January 22, 2021.
  20. Reuters Staff. "Oleoducto colombiano Caño Limón-Coveñas suspende bombeo por ataque explosivo". U.S. Retrieved 2021-06-17.
  21. Juan Forero, New Role for U.S. in Colombia: Protecting a Vital Oil Pipeline, New York Times, 4 de octubre de 2002
  22. Efforts to Secure Colombia's Cano Limon-Covenas Oil Pipeline Have Reduced Attacks, but Challenges Remain, U.S. Government Accountability Office, 6 de octubre de 2005