Gasoducto Bolivia-Mato Grosso

From Global Energy Monitor

[English]

[português]

Esta página forma parte del Portal Energético para América Latina de Global Energy Monitor.
Páginas relacionadas:

El Gasoducto Bolivia-Mato Grosso, también conocido como Lateral Cuiabá, es un gasoducto que se extiende desde Santa Cruz, Bolivia, hasta Cuiabá, Brasil.[1]

Ubicación

El gasoducto va desde San José de Chiquitos, Bolivia, hasta Cuiabá, Brasil. Desde un cruce con el Gasbol gas pipeline en la estación de compresión Chiquitos, el gasoducto se extiende al noreste hacia San Matías, Bolivia, donde cruza la frontera y sigue al noreste a través de las municipalidades brasileras de Cáceres, Poconé, Nossa Senhora do Livramento y Várzea Grande rumbo a Cuiabá.[2][3][4][5]

Loading map...

Detalles del proyecto

  • Operador: GOM (GasOcidente do Mato Grosso Ltda)[2][6]
  • Propietario: Grupo J&F
  • Capacidad actual: 5.7 millones de metros cúbicos diarios (201.29 millones de pies cúbicos diarios)[7]
  • Extensión: 645 km/401 millas[2][3]
  • Estado: Operativo
  • Año de inicio: 2002[8]

Antecedentes

El gasoducto Cuiabá, operado por GOM (GasOcidente do Mato Grosso Ltda, subsidiaria de Grupo J&F), es un gasoducto de gas natural que va desde las inmediaciones de la ciudad de Santa Cruz, al este de Bolivia, hasta Cuiabá, Mato Grosso, en Brasil, donde alimenta una central termoeléctrica de 480 megavatios originalmente de Enron y que en la actualidad pertenece a mbar Energia (otra subsidiaria de Grupo J&F). El gasoducto tiene una extensión de 645 km: 283 km se encuentran sobre el lado brasilero y 362 km sobre el lado boliviano.[2][3][9] La construcción del gasoducto comenzó en 1999 y se terminó en 2001, en tanto que las operaciones comerciales comenzaron en 2002.[8]

A principios de 2018, GOM suspendió el transporte de gas por el gasoducto, argumentando que el suministro de gas procedente de Bolivia era insuficiente y que había disputas contractuales con Petrobras, que estaba suministrando gas de su propio proveedor bajo otro contrato. En abril de 2018, mbar Energia anunció que cerraría indefinidamente la central térmica Mario Covas y destacó que apenas había recibido gas suficiente para operar la planta durante 35 en los últimos nueve meses.[10] Por tal motivo, GOM presentó la documentación ante la agencia petrolera nacional de Brasil, ANP, argumentando que el gasoducto ya no era viable financieramente.[11]

Sin embargo, el gas natural transportado a través del gasoducto es importante para muchas otras empresas en la región de Cuiabá, en particular MT-Gás, que entrega gas natural comprimido a las estaciones de servicio de Mato Grosso para uso en vehículos. En abril de 2018 el gobierno del estado de Mato Grosso presentó una demanda ante los tribunales para obligar a GOM a continuar proporcionando gas por el gasoducto,[12][13] y en septiembre de 2019 se anunció que el gasoducto reanudaría las operaciones en un mes para suministrar gas a MT-Gás y otros pequeños usuarios, lo que puso fin a un cese de operaciones del gasoducto que había durado 22. Bajo el nuevo acuerdo, se espera que el gasoducto suministre aproximadamente 5 millones de metros cúbicos por mes a clientes de los sectores industrial, agrícola y transporte, una importante caída con respecto a 2.2 millones de metros cúbicos diarios que eran usados en el pasado por la central termoeléctrica Mario Covas.[14][15]

Impacto ambiental y sobre los derechos humanos

El proyecto pasa a través del bosque Chiquitano, un bosque de 15 millones de acres que es una de las últimas regiones de bosque seco tropical significativas del mundo que permanece intacta y uno de los hábitats de animales silvestres más importantes del mundo. Se encuentra en una zona de transición biogeográfica entre la selva amazónica húmeda siempre verde y los matorrales espinosos del árido Gran Chaco al sur, las sabanas inundables estacionales aledañas al Río Beni y las sabanas del Cerrado, en meseta, y los humedales de Pantanal, la mayor región de humedales del mundo. Si bien las fuentes no indican con claridad la cantidad de comunidades presenten, se estima que viven entre 170 y 270 comunidades de campesinos y nativos chiquitanos y ayoreos, aproximadamente 57,000 personas. También ha existido la oposición de organizaciones ecologistas, como el Fondo Mundial para la Naturaleza, el Jardín Botánico de Missouri, la Wildlife Conservation Society, el Museo Noel Kempff y la boliviana Amigos de la Naturaleza. Las acciones entabladas por estas ONG terminaron en 1999 con un controvertido acuerdo con Enron, también firmado por Shell como parte secundaria al proyecto de construcción. Este acuerdo dio origen a la Fundación por la Conservación del bosque Chiquitano y se prometió una suma de $30 millones destinada a obras de conservación necesarias. No obstante, según el dirigente comunitario Bolnino Socore, la comunidad recibió 50 vacas, un pozo de agua y un poco más. Enron, sin embargo, con un financiamiento para el esquema de construcción otorgado por la estadounidense Overseas Private Investment Corporation (OPIC), planeaba ganar $50 millones por año a lo largo de los 40 años de vida útil del proyecto del gasoducto.[1]

Alegatos de corrupción

Según informes de prensa, Enron, propietaria original, incluyó el Gasoducto Cuiabá en una transacción para inflar falsamente los ingresos de la compañía y ocultar las deudas y pérdidas, y para enriquecer a varios de los altos ejecutivos de Enron. Los contadores de Enron asentaron ganancias por el orden de $65 millones del proyecto antes de que el gasoducto hubiera comenzado a enviar gas. Los números reales, sin embargo, muestran que Cuiabá llegó tres años más tarde y que costó 50 por ciento más que lo estimado en el presupuesto: el costo total llegó a $750 millones frente al estimado de $475 millones.[16]

Artículos y recursos

Cuiabá Gas Pipeline: Social and Environmental Impacts on the Chiquitano Forest Eco-Watch


Referencias

  1. 1.0 1.1 "Destroying Thousands, Earning Millions". Cultural Survival. Retrieved 2021-03-22.
  2. 2.0 2.1 2.2 2.3 "Gasoduto". Gasocidente. Retrieved 2020-10-27.
  3. 3.0 3.1 3.2 Areas of Operation, Ambar Energia, consultado en febrero de 2019
  4. "Gás Natural para Mato Grosso". Abides. May 31, 2017.
  5. "Interconexiones Gasistas Internacionales en Bolivia (page 22)" (PDF). ANH Bolivia (Agencia Nacional de Hidrocarburos Bolivia). Retrieved August 20, 2020.
  6. "Plano Decenal de Expansão da Malha de Transporte Dutoviário –PEMAT 2013-2022 (p 49)" (PDF). Ministério de Minas e Energia. March 5, 2013.
  7. "Informações do Empreendimento: Capacidades". GasOcidente. Retrieved 2020-06-25.
  8. 8.0 8.1 "A Gasocidente". Gasocidente. Retrieved 2020-10-27.
  9. "GasOriente Boliviano". gasorienteboliviano.com. Retrieved 2021-03-22.
  10. "Operação da térmica de Cuiabá e do gasoduto Bolívia-Mato Grosso será suspensa". Jornal do Comércio. April 3, 2018.
  11. "Empresa desiste de explorar gasoduto em MT". Folhamax. September 28, 2018.
  12. "Governo quer obrigar empresa dos irmãos Batista a manter fornecimento de gás para MT". O Livre. April 10, 2018.
  13. "YPFB deverá vender 2,1 milhão de m³/dia de gás para térmica Cuiabá". ABEGÁS. December 26, 2018.
  14. "Depois de quase 2 anos, reabastecimento de gás natural será retomado em outubro". RD News. September 9, 2019.
  15. "Gás natural no Distrito Industrial, um sonho perto da realização". Olhar Direto. September 9, 2020.
  16. "Enron Pipeline Leaves Scar on South America" The Washington Post, consultado en agosto de 2018